http://kbcitaydinky.com/COM/PREMIOS/Pimpi_mov.gifClub Ecovida -  NIVEL   CINCO http://kbcitaydinky.com/COM/PREMIOS/Estrellita_mov.gif

En mi mágico trance o sueño que tuve con mi Angel de la Guarda sobre ese viejo y desmantelado asiento, me desperté muy alegre, dispuesto y decidido a contarle al mundo que las noticias y los medios de comunicación en su mayoría hacen parte de una asquerosa RED DEL ODIO Y DEL TERROR en todo el planeta tierra, que trabajan de la mano del CAOS, LA DESESPERACION Y LA MALDAD, que eran los creadores de las tensiones y angustias que ese amarillista periódico que había leído habían causado en mí, para mantenernos llenos de miedo y terror. Me propuse a evitar leer pasquines, revistas, escuchar noticias, ir a cine y ver noticieros, novelas y series dañinas para mi familia y para todos.

Al parecer mi determinación y el tratar de despertarme empezó a tener sus primeros frutos, pues el paisaje se fue decorando con la presencia de una elegante y distinguida mujer, que de manera al parecer casual, se acercó hacia mí y con voz dulce y segura me dijo en aquel mágico parque: Buenas tardes caballero, verdad que hace calor?, sorprendido pero tratando de ser cortés le respondí que sí, es verdad, hace mucho calor en esta bella isla caribeña.

Ella dijo de manera amistosa: El calor es muy importante y además por el color de aquellas oscuras nubes que se ven a lo lejos, más tarde lloverá y así se cumple un ciclo perfecto del agua y después seguramente se cumplirá un refrán muy popular y sabio que dice que “después de la tempestad viene la calma”

 

Y siguió con esa voz musical y encantadora diciendo que no existía ni un solo granito de arena sobre la faz de la Tierra que no cumpla con un orden sagrado y perfecto dentro de la obra de la creación; de manera elocuente me explicó que en ese mismo sitio, hacia 8 años su padre adoptivo le había revelado un gran secreto, luego se acercó a una planta alta de hojas muy grandes, sembrada en la parte posterior del asiento donde yo estaba.

También la bella dama me mostró seis plantas de sábila o aloe vera, las cuales estaban sembradas alrededor de esa planta llamada por la bella dama como la planta de los 3 deseos, la cual tiene  muchas flores pequeñas de color blanco y lila.

Ella me explicó volviendo a hablar de las sábilas que con sus fuertes y espinosas terminaciones en sus medicinales hojas, protegen a la planta de los 3 deseos para que las personas no tengan contacto con la planta, que es la planta hospedera de unos insectos que polinizan las flores de la región y que esas 6 sábilas evitan también el contacto con los seres humanos y con el ganado, pues el contacto con la leche de sus hojas, produce  náusea, mareo y vómito.

Además me explicó que esto es  como una defensa que la Madre Naturaleza le otorgó a la planta de los 3 deseos, para que los hombres y otros animales no la molesten y la dejen vivir en paz.

La bella dama después se dirigió a su lindo carro  deportivo, de esos de dos puertas, abrió su baúl y sacó un botellón con agua, regresó al árbol, regó abundantemente su raíz y me dijo, se avecina mucha lluvia, pero cada vez que yo puedo paso por aquí a regar estas plantas; aunque usted señor, no lo crea, desde hace 8 años su frescura, sus flores, sus frutos, su sombra, el oxígeno y una leche que ella produce, han sido el motor que ha logrado llevarles regalos a todas las flores de millones de plantas; mire caballero, ésta planta es una de las pocas sobre toda la superficie de la tierra que le permite hacer realidad el deseo más grande que uno de los animalitos más insignificantes quiere, además me dijo que: "todo aquel que la siembra con Amor, cosechará tarde o temprano su favor ".

Arrancó uno de los frutos de la planta y me lo regaló diciéndome que cuando las semillas estén listas para sembrar, ellas mismas con un bello traje blanco inician el ballet más hermoso que nacimiento de planta alguna yo haya conocido y cual copitos de algodón inician su fantástico baile por el aire, hacia el proceso simbiótico de la majestuosa germinación de su existencia.

Le pregunté cómo se llamaba la planta y me respondió  que ella la llama la planta de los tres deseos aunque en cada país y región les tienen y les cambian mucho el nombre; hay países donde la llaman algodoncillo, venenillo, carioquillo o cimarronas, en otros lugares les dicen asclepias, también la llaman en algunas partes del caribe  vulgarmente huevo de toro por la forma del fruto de la planta.

Y así sin mediar más palabras la bella mujer se despidió con un gesto de cortesía y de agrado, subiéndose en su flamante carro arrancó con mucha calma pero con gran elegancia. Esta bella dama me trajo a mi mente un gran recuerdo de algo que mi mente registró de manera muy importante.

* Sí…quien lo creyera, los amiguitos de mi sueño tenían razón, pues sentí una fuerza nueva dentro de mí, mi actitud mental cambió, parece que hubiese tenido un encuentro con un hada, esto me llenó de energía, encanto y optimismo; al ver a la bella dama, parece que con sus palabras y actos hubiera cargado mis baterías.

*  vibré intensamente con ese gran encuentro, aunque su físico era el de toda una reina de belleza, no fue su apariencia física lo que más me impresionó, creo que fue su dulzura, su clase, su delicadeza, su glamour y su contenido, pero aunque era bella, inteligente y adinerada, lo que más recordaré de ella, será su gran sencillez y su humildad.

A mi pensamiento llegó en ese momento de mi trance, su imagen con su cabeza y sus brazos cubierta con bellas flores y sobre su espalda como  unas alas de hada?, de ave? o de un insecto?; no logré definir muy bien su imagen, me llegaba un poco borrosa ...

Mis pensamientos ahora si volaban como las aves y en todos los colores, mis ideas brillaban como destellos de estrellas y cometas, mi sangre parecía circular como río caudaloso en busca del ancho mar, mis ojos bailaban al ritmo de una música celestial.

Esto fue increíble; había nacido en mí un nuevo reto, un nuevo propósito, unas ganas de crear, de lograr, de triunfar, de amar, de dar, de luchar, de querer, de conquistar y de proponerme a hacer algo con  todas mis fuerzas y mis capacidades; pero cúal es la misión que la vida me tenía preparada?.

* Ese día agradecí al gran Creador; una oración personal brotó de mi corazón y sentí que un plan nuevo y muy grande se estaba aproximando a mi vida. Con toda mi Fe me aferré a esa idea y también con todo mi amor y mi disposición a recibirlo y ejecutarlo de manera inmediata.
Al instante presentí que esa noche dormiría como un lirón o como un lago acariciado por la hermosa luna.

VER PROXIMO CAPITULO