Volar de   Mariposas...

VEAMOS ASUNTOS INTERESANTES QUE CIRCULAN POR EL MUNDO CON RELACION AL TEMA DE LOS ANGELES:

I. Fundamento bíblico y teológico

La etimología de la palabra "ángel" procede del latín angelus, y este a su vez del griego ágguelos o mal'akj en hebreo, que quiere decir "mensajero" o "servidor" de Dios (Hebreos 1,7). El Papa San Pío X decía que "los ángeles son las criaturas más nobles creadas por Dios"; son inmortales, tienen voluntad propia, poseen conocimientos más amplios y su poder es muy superior a los hombres (Salmo 103,20; 2Pedro 2,11). Su apariencia puede ser como un relámpago, y sus vestiduras blancas como la nieve (Mateo 28,3); además están siempre en la presencia del Padre Eterno(Mateo 18,10), y constituyen su ejército celestial (Salmo 148,2). Sobre su número las Escrituras aclaran que son "millones de millones" (Daniel 7,10; Apocalipsis 5,11). Santo Tomás de Aquino enseñaba que los ángeles fueron creados antes que el hombre, porque un ángel rebelde a Dios, fue el culpable de la caída de nuestros primeros padres. Se admite entonces que el Padre del cielo los creó en un principio, cuando sacó de la nada el universo (Concilio de Letrán, 1215). Hay en estos seres espirituales tres instantes: su creación, la prueba de obediencia a que fueron sometidos por Dios,  y el premio en el cielo para los ángeles buenos, y el castigo en el infierno para los ángeles malos. 

San Gregorio Magno afirmaba  que "casi todas las páginas de la revelación escrita, dan testimonio de los ángeles". En la Biblia se registran cerca de 400 veces; tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. En la vida del Hijo de Dios, se encuentran desde su nacimiento en el portal de Belén, hasta su triunfante resurrección en Jerusalén, y regreso al cielo. Por eso, Cristo Jesús es superior a todos ellos (Hebreos 1,4), creados por él ( Colosenses 1,16); y sometidos bajo su autoridad y poder (1Pedro 3,22).

II. Los ángeles en las diferentes culturas y tradiciones

La tradición judeocristiana, y la misma historia universal dan testimonio de estos seres celestiales; en todos los países hablan en cierto modo de ellos desde hace más de cuarenta siglos atrás. Su existencia está atestiguada en el Islam, el hinduismo, el budismo, las religiones de la China, Indonesia, los Aztecas , los Incas, y en el Zoroastrismo . Asimismo, en las culturas ancestrales del Oriente como los Cananeos, Asirios; de los Sumerios hay un registro documentado que muestra una imagen de un ángel con aspecto humano y enormes alas que flota sobre la tierra. En el valle del Eufrates se halló una figura de  un  ángel  que tiene 4.500 años, y en Babilonia y Egipto en las puertas de los templos y palacios, habían grandes esfinges de piedra de estos seres del cielo; con rostro humano, y alas, cuerpo y patas de animales como toro o león.

III. Diversas apariencias

En los viejos escritos en hebreo los ángeles carecían de alas, en el  sueño de Jacob el observa una  escalera que llegaba hasta el cielo, por la que subían y bajaban los mensajeros celestiales (Génesis 28,12); cuando juzgan necesario adoptan temporalmente figura humana, su hermosura física puede ser tan atractiva  como la de aquellos dos ángeles que le advierten a Lot sobre el terrible castigo contra Sodoma y Gomorra. Todos los hombres, desde el más viejo hasta el más joven, rodearon la casa de Lot, y le gritaban: ¿Dónde están los hombres que vinieron a tu casa esta noche? ¡Sácalos, porque queremos acostarnos con ellos! (Génesis19, 4-5). Igualmente, al no tener sexo pueden verse en forma femenina, como la visión del profeta Zacarías (5,9). También San Juan Bosco en su autobiografía narra que desde los años 1854 a 1883, contó con la protección milagrosa de un enorme perro que el llamaba "Gris". Este lo salvaba de los continuos ataque criminales que era objeto el santo, aparecía y desaparecía súbitamente en diferentes regiones, nunca se le vio comer o beber agua, ni tampoco envejecer. Por eso el sabio Gheon escribe: "la providencia divina puede servirse de un perro, un ángel tiene la posibilidad de hacerse aparecer de cualquier forma". Más sorprendente aún, son los nuevos informes que se pueden relacionar con los ángeles; pues en el año 1962 el astronauta norteamericano John Glenn, mientras se encontraba en su cápsula en órbita alrededor de la tierra, relató haber visto algo así como un enjambre de luciérnagas luminosas por varios minutos. En 1982, los cosmonautas soviéticos de la estación espacial Salyut-7, presenciaron durante diez minutos a siete enormes seres con forma humana y alas inmensas. Dos semanas después, la tripulación de otra nave rusa, la Soyuzt-7, vivieron la misma experiencia.

IV. Misiones de Los Ángeles

Algunos padres de la iglesia como San Papías (discípulo del apóstol San Juan), hacia el año 130 d.C., o San Justino mártir (siglo II) y San Ireneo (135-202), identificaron cuatro misiones angélicas:

Son los ministros de Dios en el universo, se encargan del movimiento de los astros y los fenómenos de la naturaleza como las estaciones, la lluvia y el viento.

- Custodian las naciones del mundo (Daniel 10,13.21; 12,1).

- La protección y ayuda a los seres humanos con los "ángeles de la guarda" (Génesis 48,16; Salmo 34,7; 91, 10-11; Mateo 4,6; 18,10; Hebreos 1,14). Interceden por nosotros ante el trono divino (Job 33,23-24; Zacarías 1,12; Tobías  12,12). Al respecto, San Basilio agregaba: "Cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducirlos a la vida". Se encuentran casos como San Juan de Dios, quien fue ayudado por un ángel cuando iba a caer al suelo llevando una pesada carga, o San Pío, el fraile capuchino estigmatizado, que mandaba a su ángel custodio para cumplir misiones especiales.

- El día del juicio final los ángeles del Señor serán los encargados de despertar a los muertos, y separar a los justos de los pecadores (Mateo 13,41; 16,27; 24,31; 25,1ss).

V. La Corte angélica

Sobre el origen de la corte angélica se remonta al monje sirio Dionisio Areopagita, del siglo VI; basándose en las cartas de San Pablo (Colosenses 1,16; Efesios 1,21)(39). Se describen nueve órdenes de ángeles en tres jerarquías, de mayor a menor tenemos:

- Los serafines, que rodean a Dios y viven en eterna alabanza; los querubines, guardianes de la gloria de Dios, y los tronos, sublimes y muy por encima de toda actitud terrena.

- Las dominaciones, que son los custodios del mundo; las virtudes, portadores de gracia y amor, y las potestades, que gobiernan las estrellas y la naturaleza.

- Los principados, que tienen la capacidad de guiar a otros hacia Dios; los arcángeles, reconocidos individualmente y hechos santos, y los ángeles, que están más cercanos a los hombres. 

Esta clasificación fue aceptada por el Papa San Gregorio I, pero no se considera dogma de fe.

VI. Los tres arcángeles

Las Sagradas Escrituras mencionan a tres de estos seres celestiales con nombres propios:

SAN GABRIEL (Fuerza de Dios): Se sienta a la izquierda de Dios, Jefe de los querubines, es el ángel de la misericordia, la revelación y la muerte. En el Nuevo Testamento le comunica a Zacarías que sería el padre del precursor del Mesías (Juan Bautista) (Lucas 1,11-20), es el portavoz de la anunciación a María (26-30). Algunos teólogos piensan que fue el ángel que consoló a Jesús en  el  huerto  del  Gethsemaní  (22,43),  y  el que toca la trompeta en el libro del Apocalipsis. Uno de los frescos más antiguos sobre este arcángel, se conserva en una capilla de la Vía Apia, en  Roma;   probando  así  que  desde   el  principio  fue  venerado en la Iglesia Católica. San Gabriel es también nombrado por los musulmanes, quienes creen que fue el mensajero celestial que sirvió como transmisor de la palabra de Alá, cuando dictó el libro del Corán a su profeta Mahoma.

SAN MIGUEL (Quién como Dios): Para los hebreos es el ángel protector frente al poderío de Persia y Grecia, antiguo patrono de la sinagoga. En la Iglesia de Oriente, así como entre los teólogos de Occidente, se nombra a San Miguel como virrey del cielo, príncipe de la luz, jefe de todos los ejércitos angelicales, custodio de la Iglesia Católica desde hace más de diez siglos, acompañante de las almas en la eternidad, y el ángel del juicio final (1Tesalonisense 4,16). Es además, el guerrero celestial que peleó con el Diablo encima del cuerpo de Moisés (Judas 9); y en el cielo contra el Dragón y sus ángeles rebeldes (Apocalipsis 12,7). Es pues, el símbolo del eterno triunfo de la luz sobre las tinieblas.

Este arcángel se ha manifestado en varias oportunidades. En Roma se representa en una estatua de bronce desde lo alto del castillo de Saint'Angelo, con resplandeciente armadura, en el acto de envainar su espada mientras contempla la Ciudad Eterna, cuando se posó durante una epidemia, en tiempos del pontificado de San Gregorio Magno en el año 590. Se le han construido enormes santuarios como en monte Saint Michel, en la costa francesa, coronado por una antigua abadía benedictina del siglo XI. El oratorio fue erigido en el año 709. El lugar era un pico que emergía sobre el bosque de ScissY; se afirma que inmediatamente después de haber cumplido monseñor Aubert con el mandato del arcángel, se produjo una tremenda marea que le dio al lugar su forma actual. Durante las cruzadas en Tierra Santa, eran frecuentes los relatos, contados incluso por los propios sarracenos sobre grandes ejércitos del cielo en ayuda de los templarios (monjes-guerreros), comandados por el propio San Miguel.  Por un espacio de dos años, se apareció a Santa Juana de Arco, en compañía de Santa Catalina de Alejandría y Santa Margarita. El Papa León XIII compuso una oración invocando la protección del santo arcángel, que fue enviada a todos los obispos en 1886. Esta plegaria nació después que el Vicario de Cristo al terminar una misa , tuvo una visión de los espíritus infernales que se juntaban sobre la ciudad eterna de Roma.

SAN RAFAEL (Medicina de Dios): Es el guardián del árbol de la vida en el Edén (Génesis 3,24), y jefe del órden de las virtudes, es además el ángel de la providencia, que cuida a la humanidad y a los peregrinos. En el Antiguo Testamento le sirvió de guía a Tobías, indicándole como devolverle la vista a su padre Tobit en Nínive (11, 7-8). Es "uno de los siete ángeles que están al servicio del Señor y que puede entrar ante su presencia gloriosa" (12,15).

VII. Los ángeles en la Iglesia Católica

La Iglesia Católica celebra en su liturgia el 29 de Septiembre la fiesta de los Santos Arcángeles Gabriel, Miguel y Rafael; y el dos de octubre la de los Santos Angeles de la Guarda. Hay otro arcángel llamado "Uriel" (Fuego de Dios), es el ángel de la retribución y el arrepentimiento; transmite a los hombres el conocimiento divino e interpreta la profecía. Es nombrado en el libro apócrifo (de procedencia dudosa) de Enoc; su misión fue advertirle a Noé, sobre el castigo del diluvio universal. Algunos escritores piensan que fue el  ángel que combatió toda la noche contra Jacob en Penuel, cambiándole su nombre por Israel (fuerza contra Dios) (Génesis 32,24-28). Sin embargo, en el año 745 un concilio provincial convocado por el Papa Zacarías lo excluyó de la jerarquía angelical. Más recientemente, la Congregación para el Culto Divino de la Santa Sede, ha prohibido darles nombres propios a otros ángeles; para no caer en la llamada "angeología", tan de moda con la "nueva era" o "era de acuario"; que indican como contactarse con estos "seres de luz" por medio de técnicas de espiritismo, juegos de cartas y libros de esoterismo.

VIII. Reflexión final

Juan Calvino (1509- 1564), uno de los padres de la reforma protestante, hizo una hermosa plegaria sobre los ángeles, que dice: "Como dispensadores de la providencia divina, nos guardan, interceden por nosotros, guían nuestros pasos y nos libran de todo mal".

IV. Variedad religiosa

La Era de Acuario pregona una serie de nuevas técnicas como la meditación trascendental, el método control mental Silva, la telepatía, el hipnotismo, el yoga, la gimnasia china, el zen, las regresiones hipnóticas y la armonía corporal; logrando así la proyección del "aura" o "cuerpo astral" de cada ser. Del esoterismo y el misticismo sobre sale la "angeología", estudio de seres alados (los ángeles) con diferentes nombres, que se pueden contactar por medio de normas que se explican  en libros, videos, cassettes y juegos de mesa. No se puede dejar a un lado la "ufología", estudio del fenómeno ovni y los extraterrestres, llamados como nuestros "hermanos mayores" del universo, o los "Elohim", palabra hebrea que significa "Dios".

VI. La medicina de la era luz

En el campo de la "Medicina Alternativa", según los bioenergéticos el cuerpo humano tiene receptores para cada tipo de energía que recibe el nombre de "Chacras", que son  meridianos o puntos específicos para cada parte del cuerpo; para lograr sus estímulos se cuenta con la homeopatía (Medicina con plantas), la acupuntura china, a electroacupuntura, que emplea un aparato llamado "dermatrón", la utilización de cuarzos, cristales, agujas,  pirámides, la cruz de Caravaca, Budas, el ángel solar dorado, la estrella de David,  la espada del ángel San Gabriel, el dragón rojo, el unicornio de bronce celta o pulseras de plata y oro. La fonoterapia, o sea el empleo de frecuencias acústicas emitidas por instrumentos mecánicos o electrónicos, que sirven para purificar las vibraciones negativas; la masoterapia, masajes  terapéuticos combinados con meditación y secciones de hipnosis, la cromoterapia, o manejo psicológico de los colores, que ayudan a fortalecer el sistema nervioso y síquico, la campanología, es decir, el arte curativo del sonido de las campana; como las tibetanas, egipcias y bizantinas; bien sea de oro para curar el cáncer y de plata para la migraña; o también la aromaterapia, utilización de los aromas naturales para mejorar la salud, el bienestar y la paz en el hombre cósmico.

Extracto encontrado en http://www.aciprensa.com/apologetica/verdades4.htm

Los ángeles son importantes en varias de las religiones más populares del mundo, como el judaísmo, el cristianismo y el islam. Pero aunque estas religiones son antiguas, las criaturas aladas del mundo espiritual son parte de muchas otras religiones más antiguas o contemporáneas de las tres grandes religiones abrahámicas.

 

 Varias religiones del medio oriente y África, anteriores al judaísmo e influyentes en el desarrollo de esta religión, tuvieron representaciones de seres alados en sus respectivos panteones. Otras religiones que surgieron en distintas regiones del mundo también incluían (o incluyen) en sus panteones seres con características similares a las de los ángeles.

 

Los ángeles en el zoroastrianismo

 Las primeras menciones históricas de seres alados se encuentran en el zoroastrianismo, una antigua religión monoteísta que se piensa dio origen al concepto de un solo dios bondadoso. El zoroastrianismo menciona siete seres buenos que ejercen la misma función que los ángeles, y siete seres malos que coinciden con el concepto judío de los ángeles caídos. En el zoroastrianismo también existe el concepto de 20 emanaciones del Espíritu que con el tiempo se reflejan en la literatura zoroástrica como arcángeles de Dios.

 

Los ángeles en la religión sumeria

 La religión sumeria no tuvo un concepto de los ángeles, pero incluía la idea de que cada ser humano tenía un espíritu. Este espíritu se representaba como un humano con alas, comparable al Ángel de la Guarda. Se piensa que la idea de los espíritus acompañantes de las almas en la religión sumeria influyó en el desarrollo del concepto de los ángeles en la religión judía.

 

Los ángeles en la religión egipcia

 La religión egipcia tampoco tenía ángeles como se conocen hoy, pero tenía diosas aladas. Las diosas Nut e Isis aparecen en los antiguos relieves, pinturas y otras expresiones artísticas egipcias como seres alados.

 

 Nut se podría comparar al Ángel de la Muerte. A ella se le invocaba para que protegiera a la persona muerta y la DE llevara al cielo.

 

 Isis, con sus alas, devolvió la vida al dios Osiris.

 

Los ángeles en las religiones griega y romana

 Los griegos tuvieron a la diosa alada Niké y su hijo Eros. Eros se convirtió en Cupido para los romanos. Más tarde, este dios fue el prototipo para las representaciones visuales de los ángeles en el cristianismo y otras sendas espirituales contemporáneas, en particular para la representación del ángel del amor.

 

Los ángeles en el budismo

 El budismo contiene el concepto de los bodhisattvas o "seres iluminados" que han pospuesto su entrada al Nirvana para ayudar a otras personas a lograr la iluminación. Al igual que los ángeles, los bodhisattvas a veces se les presentan a las personas como seres de luz durante la meditación.

 

Los ángeles en el hinduismo

 El hinduísmo tiene unos 3,000 años de existencia. En su panteón contiene a los gandharvas y los devas, que son seres muy similares a los ángeles. Los gandharvas son representados con alas y son seres musicales como los ángeles de los coros celestiales en el cristianismo. Los devas son seres luminosos que ayudan a los humanos en sus búsquedas espirituales.

 

Los ángeles en la religión celta

 La religión celta de los europeos del norte de Europa surgió durante los tiempos previos a la llegada del Imperio Romano. Los ángeles celtas, o anamchara, eran parte de la vida diaria para esta cultura antigua. Su papel era ayudar a las personas a desarrollarse espiritualmente. Eran guardianes o acompañantes, como el Ángel de la Guarda.

 

 Los ángeles celtas aún son apreciados por los seguidores de religiones modernas que cultivan la tradición celta, como el paganismo. Hay ángeles celtas de distintos rangos. Los más altos están en constante comunión con la Divinidad. En el próximo nivel están los ángeles que se encuentran ascendiendo hacia la Divinidad, y por último, existen los ángeles que están en el mundo físico como las cuevas, los ríos y los bosques. Las hadas son un ejemplo de los ángeles celtas.

 

Los ángeles en la religión judía, cristiana e islámica

 El judaísmo, el cristianismo y el islam son religiones que tienen conceptos parecidos de los ángeles como mensajeros de Dios. Los ángeles en el judaísmo aparecen en la Biblia judía. La cábala medieval es una de las más ricas fuentes de la angelología.

 

 Los ángeles cristianos provienen de las mismas ideas de del judaísmo plasmadas en la Biblia, pero aparecen también en el Nuevo Testamento en cada evento de la vida de Jesucristo. En el cristianismo, los ángeles son intermediarios importantes entre Dios y el ser humano.

 

 El islam tiene como uno de sus seis pilares la creencia en los ángeles. El ángel más importante del islam es Jibra'il, o Gabriel. Jibra'il le reveló el Corán al profeta Mahoma.

 

Las religiones modernas y los ángeles

 Religiones como el mormonismo y creencias como las de la Nueva Era asignan un papel importante a los ángeles dentro de sus respectivas filosofías. Sus concepciones de los ángeles están basadas en los conceptos judeo-cristianos o en una combinación de los conceptos históricos de los seres angélicos, como en el caso de la Nueva Era, que puede integrar las ideas de todas las religiones mencionadas. Los ángeles hoy en día siguen teniendo, y al parecer siempre tendrán, un lugar privilegiado en el corazón espiritual del ser humano.

http://angelesymilagros.about.com/od/angeles-introduccion/a/la-historia-de-los-angeles.htm

QUE ES LA ANGEOLOGÍA?

La angelología es el estudio de los ángeles. Es la rama de la teología que intenta explicar el origen y cualidades de los seres espirituales que la tradición judeo-cristiana llama ángeles.

 

 La angelología es una disciplina teológica, mitológica e histórica que se basa en textos religiosos antiguos, obras de arte y observaciones contemporáneas acerca de los ángeles y su papel en el mundo visible e invisible.

 

Orígenes de los ángeles en la religión

 No se sabe con exactitud cuándo comenzaron las menciones de los ángeles en los textos religiosos del mundo, pero las figuras de seres alados que sirven la función de ser mensajeros de los dioses aparecen en las religiones más antiguas de la humanidad. Textos milenarios como los de los sumerios, los egipcios, los persas y los hindúes mencionan seres similares a los ángeles.

 

Angelología hebrea

 La Biblia hebrea es la base de la angelología. Tanto la angelología cristiana como la de la Nueva Era parten de este texto en su concepción de los ángeles.

 

 En la Biblia hebrea, un malakh (plural Malakhim) es un ángel mensajero que aparece también repetidamente en la literatura rabínica y la liturgia judía tradicional. Mal'akh además quiere decir ángel en el lenguaje hebreo moderno.

 

 La angelología hebrea se estudia dividiéndola en tres periodos: el periodo bíblico, el talmúdico y midrásico, y el medieval.

 

 En el periodo bíblico, el estudio de los ángeles se basa en las menciones de éstos en la Biblia hebrea.

 

 El periódico talmúdico y midrásico incorpora la interpretación de los rabinos a los eventos bíblicos.

 

 En el periodo medieval, surgen la cábala española y la angelología mística. Mientras que en el Talmud los ángeles son instrumentos de Dios, para los angelólogos cabalistas los ángeles podían ser llamados por sus nombres y servían al ser humano.

 

 La angelología mística medieval llegó a su periodo más sofisticado con los judíos alemanes del siglo 13, que se destacaron por su elaborada descripción de los ángeles y por su adaptación de éstos a todas las necesidades de la vida diaria. Este tipo de angelología hebrea llegó a parecerse más a la angelología cristiana de ese siglo. El hasidismo moderno conserva algunas de las características de la angelología mística medieval.

 

 Las clasificaciones de los ángeles en el judaísmo fueron concebidas por Maimónides, en su Mishné Torá. Comenzando desde la mayor, son las siguientes:

 

Jerarquía de los ángeles en el judaísmo

Hayot Ha Kodesh

Ophanim

Erelim

Hashmallim

Serafines

Malakhim o Mensajeros

Elohim o "Seres divinos"

Bene Elohim o "hijos de los seres divinos"

Querubines

Ishim

 La Cábala conserva las mismas jerarquías, pero con elementos adicionales e interpretaciones distintas.

 

Angelología cristiana

 El estudio cristiano de los ángeles parte de la Biblia, el texto sagrado del cristianismo. Las conclusiones principales de la angelología cristiana respecto al origen y función de los ángeles son:

 

 Los ángeles son servidores y ejecutores de la voluntad de Dios. (Génesis 19,1-25)

 Son mensajeros de Dios. (Hechos 10,3)

 Los ángeles están en presencia de Dios de manera constante (Mateo 18,10). Sus labores son estar atentos a las órdenes de Dios, orar por los seres humanos, adorar a Dios continuamente, vigilar, cantar y pregonar la perfección de Dios. (Apocalipsis 8,3)

 Son intercesores entre Dios y el ser humano (Génesis 28,12). También son guardianes, protectores y ministros de la justicia divina.

 Existen arcángeles (Judas 9 donde el prefijo αρχ=arc indica supremacía) que se mencionan por nombre en la Biblia: Miguel (Judas 9), Gabriel (Daniel 9,21 / San Lucas 1, 19-26) y Rafael (Tobías 5, 4)

 Hay 7 ángeles principales, aunque los nombres de algunos no están dentro del canon bíblico. (Tobías 12,15)

 Los angelólogos cristianos dieron a los ángeles jerarquías y funciones según las menciones de ángeles que aparecen en la Biblia.

 

 A principios del cristianismo, los místicos y estudiosos de la angelología se refirieron a libros que en esos tiempos tenían mucha autoridad, pero que luego quedaron fuera de la Biblia. Los libros de Enoch 1, 2 y 3 son ejemplos de estos recursos angelológicos.

Angelología de la Nueva Era

 La Nueva Era se destaca por sus tendencias gnósticas o énfasis en la experiencia personal. Aunque su literatura toma en cuenta las fuentes tradicionales referentes a los ángeles como la Biblia y el Zohar de la Cábala, el énfasis de la angelología de la Nueva Era se inclina por el conocimiento mediante la experiencia.

 

 Según el movimiento Nueva Era, los seres celestiales:

Son asignados a la vida de las personas.

Tienen nombres y se comunican con los seres humanos cuando se les invoca.

Responden a colores, elementos, piedras, los astros y otras manifestaciones físicas.

Tienen áreas específicas de acción como horas, días, meses y años.

Obedecen a las peticiones de los seres humanos, interceden por ellos y ofrecen auxilio en casos de emergencia y necesidad.

Pueden comunicarse por distintos medios.

 

 La angelología es una rama de la teología que hoy en día continua creciendo. Las experiencias con ángeles, la literatura y los textos antiguos ayudan al ser humano a llegar a sus propias conclusiones y reconocer su visión personal de la función y naturaleza de los ángeles de Dios.

Cómo contactar a tu ángel guardián

¿Deseas tener tu propio encuentro con tu ángel guardián? Todos los seres humanos desean sentirse amados y cuidados, pero muy pocos saben sentir a sus ángeles guardianes, los protectores personales que los acompañan a través de su vida. Si alguna vez has deseado sentir su presencia y recibir su guía, hay técnicas que pueden ayudarte a lograr contactar a tu ángel guardián.

Invita e invoca a tu ángel guardián

 Los seres de otras dimensiones, como los ángeles, no pueden interferir en la vida de los seres de esta dimensión porque respetan el libre albedrío de las personas. Sin embargo, esto no les impide responder si una persona los invita o los invoca. Para poder contactar a tu ángel guardián, debes invocarlo.

 

 Cuando quieras contactar a tu ángel, debes llamarlo tres veces corridas. De esta manera envías un mensaje claro de tu intención de conocerlo y recibir su guía. Esta regla aplica a todos los seres de otras dimensiones.

 

Silencio y calma interior

 Una vez que hayas llamado a tu ángel guardián, permanece en silencio y calma. Las emociones, como cualquier otro tipo de energía, pueden crear interferencia y prevenir la comunicación efectiva. Muchas personas encuentran que la meditación es el mejor vehículo para establecer contacto con su ángel guardián.

 

 También es recomendable estar libre de estimulantes o sustancias que enturbien la mente y contaminen el cuerpo. Tu ser debe estar armonizado para poder expresarse en su máxima capacidad. Mientras más tranquila esté tu mente, mejor podrás percibir a tu ángel.

Abre los sentidos

 Los sentidos no son exactamente lo que mucha gente piensa. Hay distintos niveles de percepción que van más allá de los 5 sentidos conocidos. Lo más probable es que no veas o escuches a tu ángel como ves o escuchas a una persona.

 

 La intuición, o “sexto sentido”, es la manera más efectiva de comunicación con tu ángel. Es por eso que las personas que tienen encuentros con ángeles casi siempre los experimentan en momentos de gran ansiedad. En esos momentos, el ser humano es capaz de reaccionar de acuerdo a su instinto. Eso abre un canal de comunicación y deja fluir el amor del ángel guardián.

 Para cultivar la intuición, responde a tus impulsos de leer, buscar o explorar algo que sientas, aunque no tenga lógica. Bien puede ser la voz de tu ángel queriendo contestar tu llamado.

Cultiva la imaginación

 La imaginación no es lo que la gente llama despectivamente “fantasía”. Es una fuerza creativa muy poderosa que puede proveerte una visión clara de tu ángel guardián. En su libro Kabbalah and the Power of Dreaming (Cábala y el poder de soñar) la autora Catherine Shainberg explica cómo esta antigua tradición utiliza el poder de la imaginación para acceder a otros niveles de percepción. Ella ofrece un ejercicio que aquí aparece adaptado para contactar al ángel guardián:

 Luego de llamar a tu ángel, relájate en un lugar cómodo y cierra los ojos. Si lo deseas, puedes hacerle una pregunta antes de comenzar la relajación. Deja que las imágenes mentales fluyan. Mantén la atención en las imágenes sin controlarlas. Durante este proceso, estarás permitiendo que tu ángel entre en tu imaginación y se manifieste.

Crea una atmósfera de amor

 No solo tu mente debe estar calmada y silente, sino que el ambiente que te rodea debe reflejar también tu paz interior. Mientras menos distracciones hayan a tu alrededor, más libres estarán las vías de comunicación para recibir la presencia de tu ángel guardián.

 

Crear un altar es una manera ideal de invitar a tu ángel guardián a expresarse en tu realidad. Practica la intuición y la comunicación con tu ángel, preguntándole qué colores le gustan, cuáles son sus flores favoritas o qué necesita para poder contactarte mejor. Permítete creer que, mediante tus pensamientos, tu ángel te ofrecerá la respuesta a tus preguntas.

 Haz de tu hogar un oasis y asegúrate de mantener tu ambiente lleno de belleza, paz, armonía y amor. Comienza con el altar y pide a tu ángel que te ayude a lograrlo. Poco a poco tu atmósfera interior y exterior se irá transformando, y la comunicación con tu ángel guardián se volverá más efectiva.

Todo llega en su momento

 Contactar a tu ángel guardián es un proceso de rendición y crecimiento. ¡No te desesperes! Si tienes paciencia y perseverancia, su presencia en tu vida se revelará y te permitirá disfrutar de su guía hacia una vida milagrosa y llena de todas las bendiciones del cielo.

 

VER PROXIMO CAPITULO

  .